6-Otros Enlaces(Ingles)

Alojado en
ZoomBlog

Enséñad diligentemente

Por lualcaro - 24 de Febrero, 2007, 4:47, Categoría: General

Enséñenles la palabra de Dios con toda diligencia

Élder L. Tom Perry
del Quórum de los Doce Apóstoles

"Nuestra enseñanza será eficaz si la enfrentamos en forma humilde por medio de la oración y del estudio".

Élder L. Tom Perry

El domingo por la mañana, el 9 de diciembre de 1849 a las 8 horas, cerca de 30 niños entre las edades de 8 a 13 años llegaron a una pequeña sala de clases que se había construido en una casa. Golpearon sus zapatos en el umbral de la puerta, se sacudieron la nieve de los abrigos y gorros y luego se sentaron en simples bancas. Quedaron a la espera de que comenzara la clase. Hacía frío y afuera nevaba, pero la chimenea irradiaba un resplandor cálido y amigable. Los ojos de Richard Ballantyne brillaban cuando pidió orden para empezar la Escuela Dominical. Dirigió a los niños y a las niñas en un himno y luego dio una ferviente oración en voz baja dedicando ese cuarto de su hogar para enseñar el Evangelio de Jesucristo a los niños. Su voz era sonora y sus palabras fluían, como sucede cuando se emiten con reverencia y emoción. Así fue como se fundó la primera Escuela Dominical en el Valle del Lago Salado.

El organizar una Escuela Dominical no era ajeno para él, ya que lo había hecho en su nativa Escocia en la Iglesia Presbiteriana del Socorro, de la cual era miembro activo. Era su naturaleza tener el gran deseo de educar gente joven en el conocimiento del Evangelio. Había sido criado en un hogar en donde a su padre le gustaba repetir de memoria capítulos enteros de la Biblia y luego recitarlos a sus hijos. Era un hogar en donde no se tomaban ni siquiera un sorbo de agua sin antes quitarse el sombrero y dar gracias, como también era la costumbre hacerlo antes de comer.

Corrían rumores en los alrededores de su hogar en Escocia de que se había levantado un nuevo profeta en América. Al principio Richard prestó poca atención a esos rumores, pero a medida que sus dudas religiosas se fueron haciendo más desconcertantes, abiertamente buscó más luz y conocimiento. En el año 1841, el élder Orson Pratt fue a Edimburgo. Richard escuchó su mensaje e investigó la Iglesia durante un año; finalmente se convirtió y fue bautizado en el Mar del Norte. Él dijo: "Estaba tan convencido de que José Smith era un profeta y de que el Libro de Mormón era la palabra de Dios, y de que si no lo aceptaba sería maldecido". Como fue el caso de muchos de esos primeros conversos a la Iglesia, él vendió su negocio y emigró a los Estados Unidos, llevando consigo a su madre y a algunos de sus hermanos y hermanas. Llegaron a Nauvoo el 11 de noviembre de 1843, en una época en que había gran tumulto en la ciudad. Finalmente abandonaron Illinois e hicieron el viaje a Winter Quarters. Allí se casó y al poco tiempo hizo los preparativos para la larga jornada hacia el oeste. Llegaron al Valle del Lago Salado en septiembre de 1848 y comenzó de inmediato a construir una casa. Fue en esa casa en donde se llevó a cabo la primera Escuela Dominical en el valle. Cuando se construyó la capilla, el antiguo barrio 14, la Escuela Dominical se trasladó al nuevo centro de reuniones.

El hermano Ballantyne tuvo el deseo ferviente de enseñar el Evangelio de nuestro Señor y Salvador a la gente joven durante toda su vida. Doy gracias a Conway Ballantyne Sonne, un primo mío, por esta historia de la primera Escuela Dominical (de Conway B. Sonne, Knight of the Kindom: The Story of Richard B. Ballantyne, 1949, págs. 7­48).

http://www.lds.org/conference/talk/display/0,5232,89-3-12-2,00.html

Permalink :: Comentar | Referencias (0)