6-Otros Enlaces(Ingles)

Alojado en
ZoomBlog

No es bueno que el hombre ni la mujer estén solos

Por lualcaro - 24 de Febrero, 2007, 17:24, Categoría: General

Sheri L. Dew
Segunda Consejera de la Presidencia General de la Sociedad de Socorro
Conferencia General
Octubre de 2001

"Es posible que ningún matrimonio ni familia, ni barrio ni estaca alcance la plenitud de su potencial hasta que esposos y esposas, madres y padres, y hombres y mujeres trabajen juntos en unidad de propósito".

Sheri L. Dew

Durante casi cinco años, he tenido la bendición de prestar servicio con las hermanas de la Sociedad de Socorro y los líderes del sacerdocio desde el África hasta el Amazonas. Esas experiencias que he tenido con ustedes han fortalecido para mí la importancia de un principio fundamental del Evangelio. Quisiera dirigir mis palabras acerca de ese principio, en especial a los jóvenes adultos de la Iglesia, tanto varones como mujeres, que están a punto de emprender la fase más difícil de sus vidas.

Este verano me lastimé un hombro y no pude utilizar el brazo por semanas. Nunca me había dado cuenta cuánto depende un brazo del otro para el equilibrio, ni cuánto menos podía levantar con un solo brazo que con los dos, ni de que había cosas que definitivamente no podía hacer. Esa discapacidad no sólo avivó mi respeto por quienes afrontan tan bien sus limitaciones físicas, sino que me ayudó a darme cuenta cuánto más pueden hacer los dos brazos juntos.

Por lo general, dos son mejores que uno1, como lo confirmó nuestro Padre cuando declaró que "no era bueno que el hombre estuviese solo"2e hizo ayuda idónea para Adán, alguien que tuviera dones singulares que le brindaría "equilibrio", le ayudaría a compartir las dificultades de la vida terrenal y le permitiría hacer cosas que por sí solo no podría. Ya que "en el Señor, ni el varón es sin la mujer, ni la mujer sin el varón"3.

Satanás comprende el poder que tienen el hombre y la mujer unidos en rectitud. Él sigue resentido por haber sido expulsado a un exilio eterno después de que Miguel guiara en contra de él a las huestes del cielo, compuestas de hombresymujeres valientes unidos en la causa de Cristo. Según las sobrias palabras de Pedro, "el diablo, como león rugiente, anda alrededor buscando a quien devorar"4. Lucifer está resuelto a devorar matrimonios y familias, ya que la disolución de éstos es una amenaza para la salvación de todos sus integrantes y para la fortaleza del reino mismo del Señor. Por tanto, Satanás trata de confundirnos en lo que respecta a las mayordomías y naturalezas particulares que poseemos como hombres y mujeres. Él nos bombardea con mensajes distorsionados acerca del sexo, el matrimonio, la familia y todas las relaciones de los sexos masculino y femenino. Él desea hacernos creer que el hombre y la mujer son tan iguales que nuestros dones exclusivos no son necesarios, o que son tan diferentes que nunca podremos comprendernos unos a otros. Ninguna de esas cosas es cierta.

Leer más: http://www.lds.org/conference/talk/display/0,5232,89-3-238-4,00.html

Permalink :: Comentar | Referencias (0)