6-Otros Enlaces(Ingles)

Alojado en
ZoomBlog

La dignidad personal

Por lualcaro - 28 de Marzo, 2007, 1:14, Categoría: General

La dignidad personal para ejercer el sacerdocio

Presidente Gordon B. Hinckley

"Nuestra conducta en público debe ser intachable; nuestra conducta en privado es aún más importante; debe aprobar la norma establecida por el Señor".

Presidente Gordon B. Hinckley

Mis queridos hermanos, quisiera hablar de manera muy franca esta noche en cuanto a un asunto por el cual me siento sumamente preocupado.

Qué gran placer y qué desafío tan grande es el dirigirme a ustedes. Qué formidable hermandad constituimos los que poseemos el precioso y maravilloso sacerdocio. Éste proviene de Dios nuestro Padre Eterno quien, en esta gloriosa dispensación y con Su Hijo Amado, ha hablado de nuevo desde los cielos. Ellos han enviado a Sus siervos autorizados a conferir esta autoridad divina sobre los hombres.

La norma para tener derecho a recibir y ejercer este poder sagrado es la dignidad personal. Es sobre eso de lo que quisiera hablar esta noche.

Empiezo por leerles de Doctrina y Convenios, sección 121.

". . .los derechos del sacerdocio están inseparablemente unidos a los poderes del cielo, y. . . éstos no pueden ser gobernados ni manejados sino conforme a los principios de la rectitud.

"Es cierto que se nos pueden conferir; pero cuando intentamos encubrir nuestros pecados, o satisfacer nuestro orgullo, nuestra vana ambición, o ejercer mando, dominio o compulsión sobre las almas de los hijos de los hombres, en cualquier grado de injusticia, he aquí, los cielos se retiran, el Espíritu del Señor es ofendido, y cuando se aparta, se acabó el sacerdocio o autoridad de tal hombre" (D. y C. 121:36–37).

Esa es la palabra inequívoca del Señor en cuanto a Su divina autoridad. ¡Qué enorme obligación impone esto en cada uno de nosotros! Los que poseemos el sacerdocio de Dios debemos seguir normas más elevadas que las del mundo. Debemos disciplinarnos; no debemos considerarnos mejores que los demás, pero podemos y debemos ser hombres decentes y honorables.

Leer mas ...

http://www.lds.org/conference/talk/display/0,5232,89-3-267-21,00.html

Permalink :: Comentar | Referencias (0)