6-Otros Enlaces(Ingles)

Alojado en
ZoomBlog

11-Adoración y Servicio en el Templo

Enlaces del Nuevo FamilySearch

Por lualcaro - 31 de Mayo, 2008, 19:36, Categoría: 11-Adoración y Servicio en el Templo
Permalink :: Comentar | Referencias (0)

Recibe las bendiciones del templo

Por lualcaro - 12 de Agosto, 2007, 3:52, Categoría: 11-Adoración y Servicio en el Templo

Élder Richard G. Scott
del Quórum de los Doce Apóstoles

"Es un lugar de paz, retiro e inspiración; la asistencia regular enriquecerá tu vida dándole más propósito".

Élder Richard G. Scott

Una de las más hermosas y reconfortantes doctrinas del Señor --una que brinda inmensa paz, felicidad y gozo ilimitado-- es ese principio llamado el matrimonio eterno. Esta doctrina significa que un hombre y una mujer que se aman el uno al otro profundamente, que han progresado juntos a través de las pruebas, los gozos, los pesares y la felicidad de toda una vida compartida, pueden vivir juntos para siempre más allá del velo con los de su familia que merezcan esa bendición. Eso no es tan sólo un sueño inmensamente satisfactorio, es una realidad. Todo marido y mujer que hayan compartido los gozos del matrimonio aquí en la tierra querrán tener tal bendición; pero solamente los que reúnan los requisitos que el Señor ha establecido recibirán ese don supremo. Testifico que todas esas cosas que me han dado y que me traerán la mayor felicidad en esta vida tienen su raíz en las ordenanzas del templo. Decídete ahora a recibir las ordenanzas del templo en el momento apropiado. No dejes que nada disipe esa resolución.

Si ya estás preparado para recibir las ordenanzas del templo, prepárate cuidadosamente para ese grandioso acontecimiento. Antes de entrar al templo, el obispo y el presidente de estaca te entrevistarán para darte la recomendación. Sé honrado y sincero con ellos. Esa entrevista no es un examen que tienes que pasar, sino un paso importante a fin de confirmar que tengas la madurez y la espiritualidad para recibir en forma apropiada las ordenanzas supremas y para hacer y guardar los convenios ennoblecedores que se ofrecen en la casa del Señor. La dignidad personal es un requisito esencial para gozar de las bendiciones del templo. Cualquier persona que sea tan insensata como para entrar al templo indignamente, recibirá condenación.

El carácter digno se forja mejor con una vida de constantes elecciones correctas centradas en las enseñanzas del Maestro. Por un momento, hablo a quien se esté preparando para ese dulce período de descubrimiento que lleva al matrimonio eterno, que se conoce como el noviazgo. Puede ser una época maravillosamente hermosa de progresar y de compartir; una época en que debes concentrar tus pensamientos, acciones y planes en dos personas: los padres de tus futuros hijos. Prepárate para tener éxito como padre o madre siendo completamente digno en todo pensamiento y acto durante el noviazgo.

Leer ... http://www.lds.org/conference/talk/display/0,5232,89-3-12-11,00.html

Permalink :: Comentar | Referencias (0)

Preparemos a nuestra familia para asistir al templo

Por lualcaro - 13 de Marzo, 2007, 21:41, Categoría: 11-Adoración y Servicio en el Templo

Carol B. Thomas
Primera Consejera de la Presidencia General de las Mujeres Jóvenes

"Nuestro mayor desafío es el preparar a nuestra familia para asistir al templo. Los padres tienen la responsabilidad primordial, pero los abuelos, tíos, tías e incluso hermanos y hermanas, todos pueden enseñar a la familia".

Carol B. Thomas

Hermanos y hermanas: creo que estoy feliz de estar aquí. Mi asignación en la presidencia de las Mujeres Jóvenes me coloca en muchas situaciones felices. Hace un mes, una sesión de capacitación me llevó a Guayaquil, Ecuador. Llegué al hotel después del anochecer. A la mañana siguiente abrí las cortinas y al otro lado del valle divisé un hermoso edificio de granito que se erguía majestuoso en las colinas de Santa Ana. Su belleza extraordinaria era evidente, pero al ver al ángel Moroni en lo alto, me di cuenta, con lágrimas en los ojos, que ahí estaba un templo, símbolo de las gloriosas bendiciones que recibirán los miembros de la Iglesia en esa parte del mundo.

". . .estos templos son únicos entre todos los edificios; son. . . lugares de convenios y promesas; en sus altares nos arrodillamos ante Dios nuestro Creador y recibimos la promesa de sus bendiciones sempiternas" ("¿Cuál es el objeto de estos templos?", Gordon B. Hinckley, Liahona, enero de 1975, pág. 14). A dondequiera que fuimos, encontramos templos en construcción, templos que edificarán a los santos de Dios y que cambiarán el perfil de las naciones, ya sea en Sudamérica o a través del mundo.

¿Fue hace sólo un año que nuestro amado profeta anunció la edificación de otros 32 templos? El presidente Gordon B. Hinckley ha dicho: "Ésta es la era más extraordinaria de construcción de templos en toda la historia del mundo" (Gordon B. Hinckley, Teachings of Gordon B. Hinckley, 1977, págs. 632­633).

Nuestro hijo menor, Spencer, que sirve una misión en Mongolia, decía en una carta que el presidente de misión se había dirigido a los misioneros y a los miembros en cuanto al deber que tenían de edificar la Iglesia en ese lugar. "Cuando el presidente Cox dio tiempo para responder a las preguntas, lo primero que preguntaron fue: '¿Cuándo habrá un templo en Mongolia?'. Estas personas", dijo Spencer, "tienen un vivo deseo de que el Evangelio juegue un papel más importante en sus vidas. Quieren tener un templo cuando ni siquiera tienen el Libro de Mormón".

¿Y por qué toda esa atención a los templos? En palabras sencillas, el propósito de los templos es "redimir a toda la humanidad que sea obediente a las leyes y mandamientos de Dios. La plenitud del Evangelio se reveló a Adán. . . [Y] los santos de todas las épocas han tenido templos de una forma u otra" (David B. Haight, "La adoración en el templo", Liahona, julio de 1993, pág. 27).

José Smith dijo: "La responsabilidad más grande que Dios nos ha dado en esta tierra es la de redimir a nuestros antepasados" (History of the Church 6:313). Si es así, se deduce que como padres y parientes cercanos, nuestro mayor desafío es el preparar a nuestra familia para asistir al templo. Los padres tienen la responsabilidad primordial, pero los abuelos, tíos, tías e incluso hermanos y hermanas, todos pueden enseñar a la familia.

leer más... http://www.lds.org/conference/talk/display/0,5232,89-3-12-4,00.html

Permalink :: Comentar | Referencias (0)